7 oct. 2007

Limpiando las calles

'The Brave One'
('La extraña que hay en ti')



AÑO: 2007
DURACIÓN: 119 min.
DIRECTOR: Neil Jordan
GUIÓN: Roderick Taylor, Bruce A. Taylor, Cynthia Mort
BANDA SONORA: Dario Marianelli
FOTOGRAFÍA: Philippe Rousselot
MONTAJE: Tony Lawson
PRINCIPALES INTÉRPRETES: Jodie Foster, Terrence Howard, Naveen Andrews, Nicky Katt, Mary Steenburgen




La venganza es un instinto increíblemente arraigados en el alma humana, por desgracia. Siempre ha resultado uno de nuestros mayores defectos, origen de numerosos baños de sangre e injusticias de todo tipo a lo largo de la historia de nuestra especie. Esas ganas de provocar daño con el simple objetivo de disfrutar con ello, camuflándolo muchas veces de “justicia” (la propia justicia del siempre discutible sistema penitenciario se convierte en diversas ocasiones en un simple acto de venganza), son una verdadera aberración desde el punto de vista moral, algo que deberíamos tratar de eliminar de nuestra condición humana, o al menos controlar, y la locutora de radio Erica Bain no es capaz de ello cuand experimenta esa sed de venganza tras recibir de una pandilla una paliza en la que su novio muere, y ella queda en coma durante varias semanas.

Las felices vidas de Erica y David quedarán destrozadas tras la paliza propiciada por parte de una pandillaLa película nos muestra un número muy reducido de personajes importantes, teniendo sólo dos verdadera relevancia a lo largo de todo el metraje: la propia Erica y el detective Mercer, encargado del asesinato de su novio, David. Los dos están bien perfilados, con diálogos creíbles y bien escritos, una sensación de soledad emocional que comparten (él está tristemente divorciado) y derrochando carisma dentro y fuera de sus trabajos. La tensión emocional que surge entre ambos, aunque pueda parecer forzada por el destino al que llegado un cierto punto imaginamos que los conducirá (por suerte no es así), es introducida de un modo pausado y muy natural. Los dos buscan a alguien con quien compartir emociones y pensamientos, por lo que la confianza que Mercer deposita en Erica, la cual podría parecer ilógica en otras circunstancias, se nos hace reconocible a casi todos. Pero ambos saben perfectamente dónde marcar el límite, al menos por el momento.

Noches violentas y días grises y tristes serán la nueva rutina de vida para ellaEmpezamos con unos personajes trabajados y seguimos con una historia muy bien narrada que comienza estupendamente, se desarrolla sin problema alguno y termina con una escena que casi lo estropea todo, no a nivel narrativo, siempre intachable, sino en el aspecto ideológico. Ya durante los actos de venganza-“justicia” de Erica es probable que a más de uno lo mosquee que casi todos los delincuentes, aunque tampoco sean un gran número, pertenezcan a etnias diferentes a la caucásica. El racismo parece bastante claro en esas ocasiones, pero cuando menos no hay diálogo alguno que haga hincapié en ello. Pero si esto ya parece un punto en contra, peor es el presenciar un final que defiende la venganza llevada a cabo por Erica, o al menos no la condena, a pesar de las muertes ocasionadas. La reacción de Mercer es creíble teniendo en cuenta la profunda amistad que los unía, pero la visión dada de los acontecimientos deja de lado toda condena de los actos perpetrados por Erica. Simplemente seguirá con su vida, como si lo ocurrido no fuese una profunda lacra moral. Los conflictos internos mostrados anteriormente debidos a la violencia que surge en ella desaparecen cuando realiza la mayor matanza de todas, totalmente ilógico. Queda claro que los guionistas supieron crear unos personajes magníficos y carismáticos junto con un argumento interesante, pero no concluirlo de un modo convincente e ideológicamente alabable o neutro, a pesar de que esté magníficamente narrado.

Dos personas que se sienten solas y que trabarán una importante amistad: Erica y MercerUn guión con una de cal y otra de arena contrasta con una dirección por parte de Neil Jordan muy adecuada para esta historia, con momentos inspirados, algo a lo que este director ya nos tiene acostumbrados. Una fotografía llena de oscuros sirve para mostrar cómo se apaga la llama vital de la protagonista, además de resultar un adecuado marco para situar la delincuencia que puebla buena parte del film. Dario Marianelli compuso una banda sonora eficaz para estos ambientes mostrados. Y el gran sentido del ritmo, que no decae en ningún momento, resulta la excelente guinda para que la labor del director irlandés esté a la altura, si exceptuamos la reiterativa tendencia a tambalear la cámara hacia los lados, algo que funciona muy bien en algunas escenas, pero en otras no añade absolutamente nada. De todos modos, está claro que éste no es uno de sus grandes proyectos personales, y no sólo se confirma tras haberlo visto, ya que existe un claro detalle que nos lo puede hacer intuir: Stephen Rea no forma parte del reparto. Casi todas las grandes películas de Jordan incluyen a este actor entre sus intérpretes, como por ejemplo 'The Crying Game', 'Michael Collins' o 'The End of the Affair'. Pese a todo, su labor se agradece a todas luces, igual que la de sus dos intérpretes principales, Jodie Foster, mostrando gran carisma y dolor contenido, como Erica y Terrence Howard (a este emergente actor hay que seguirle muy bien la pista) como Mercer. También podemos ver a la casi olvidada Mary Steenburgen, en un personaje de escasa importancia o profundidad, y a Naveen Andrews en una aparición breve como David.

¿Es 'The Brave One' una gran película? No, ni muchísimo menos. Su carga ideológica es un claro punto en contra que la imposibilita para ello. ¿Es entonces una película a desechar? Ni tanto ni tan poco. El trabajo de Jordan y el de los dos intérpretes principales son motivos suficientes para darle una oportunidad a este film, que a un servidor le hizo disfrutar de dos horas de cine, a pesar de la molestia de las citadas escenas poco destacables por su mensaje, sobre todo la conclusión, que puede dejar a más de uno con un sabor agridulce, ya que, como todos sabemos, el final es un elemento muy importante. Y es que a estos guionistas les convendría ir a un seminario como el impartido por McGee (Brian Cox) en 'Adaptation' para saber cómo rematar correctamente una historia, aunque fuese a golpe de manual de guionista.

4 comentarios:

Liliana dijo...

Tengo que verla para poder opinar. Pero Jordan es un director que respeto. Y que no esté Stephen Rea me quita un poquito de entusiasmo... pero Jodie se lo agrega... es decir, en cuanto la proyecten, allí estaré y quizá vuelva a comentarte qué me parece el remate y cuánto me han molestado las escenas y personajes que alimentan el racismo. Hasta entonces, por aquí.

Anikaa dijo...

¡Hola!

Aún no la he visto... ¡el Odeón está tan lejos de mi casa! Voy a tener que confiar en los Duplex...ahg! Para muchas cosas, por cierto: a Promesas del Este se le suman esta semana Stardust y Kasandra's dream. ¡¡Qué cabreo tengo con esto último!! Me han chafado los planes de esta semana
:(
Lo que sí he visto, por cierto, de Neil Jordan ha sido Juego de Lágrimas. Menudo dramón. Por desgracia la vi con mi hermano, con lo cual no pude apreciarla en su máximo esplendor (estuvimos haciendo comentarios coñones todo el rato. ¡Así no se puede!) Espero tener más suerte con In dreams :D

Cuidate!!

Jorge López Fernández dijo...

¡Hola, Anikaa! Te echaba de menos. :)

'Juego de lágrimas'. Menudo peliculón. A mí me encanta, es una de esas películas que me marcaron. Su profundización en el sentimiento del amor y su relación (o no) con la atracción sexual me parecieron magistrales. Tiene escenas sencillísimas e inmejorables, como el corte de pelo realizado por Stephen Rea. Por cierto, este último está magistral, aunque no debemos olvidar a Miranda Richardson, Jaye Davidson o Forest Whitaker. Para mí es un imprescindible, pero también es cierto que se puede prestar bastante a hacer coñas gratuitas y con mala leche. XDDDDD
Te recomiendo que algún día la veas sola para apreciarla como se merece. ;)
De Neil Jordan también te recomiendo 'Mona Lisa', 'Michael Collins', 'El fin del romance' y 'Entrevista con el vampiro'. Ninguna me decepcionó lo más mínimo, y esta última sorprende por su profunda y "realista" visión del mundo de los vampiros.
Yo aún no he visto la peli de Cronenberg, y me parece que acabará quedando para el videoclub. :'(
La de Woody Allen no me llama especialmente, y 'Stardust' me produce arcadas con su anuncio de televisión. Si el anuncio le hace justicia, miedo me da.
De momento no tengo más películas pendientes en la cartelera. Prefiero revisitar clásicos de mi filmoteca. ;)
La verdad es que últimamente tengo una especie de "mono" del cine, y eso que no he ido tanto. Hasta había pensado en ir a los Dúplex a ver 'Caótica Ana', pero será mejor que espere para invertir mi dinero con mayor seguridad.

¡Un abrazo para la devoradora de libros!

Anikaa dijo...

¡Ey! No me acordaba de Entrevista con el vampiro. Tienes razón: es un peliculón. Tomo nota de las demás.
Por otro lado, yo no me pierdo una de Allen ni loca... Ir al cine en otoño a verla, es como el comer para mí :) Stardust me llama por basarse en la novela de Gaiman... es más curiosidad que otra cosa, eso es verdad.
Pero bueno, también es cierto que ahora mismo tengo muchiiiiiiiiiisimas pelis en casa pendientes. A ver si esta semana es tranquilita y se presta para ponerse a ello (crucemos los dedos para que así sea) Que la tuya lo sea también :)
Besos.