8 ago. 2007

Los grandes héroes americanos

'Flags of Our Fathers'
('Banderas de nuestros padres')



AÑO: 2006
DURACIÓN: 132 min.
DIRECTOR: Clint Eastwood
GUIÓN: William Broyles Jr., Paul Haggis (Libro: James Bradley, Ron Powers)
BANDA SONORA: Clint Eastwood
FOTOGRAFÍA: Tom Stern
MONTAJE: Joel Cox
PRINCIPALES INTÉRPRETES: Ryan Phillippe, Jesse Bradford, Adam Beach, Paul Walker, Jamie Bell, Melanie Lynskey




Clint Eastwood ya había comentado más de una vez el gran sueño que tenía desde hace bastantes años: rodar una película bélica. Finalmente ha podido hacerlo realidad gracias a su gran éxito con 'Million Dollar Baby', al apoyo de su amigo Steven Spielberg y al descubrimiento por su parte de una novela sobre la batalla de Iwo Jima idónea para ser trasladada a la gran pantalla. Pero su proyecto no acaba ahí, ya que poco antes del rodaje se hizo eco de que unas cartas escritas por soldados japoneses durante la defensa de dicha isla habían sido desenterradas, y aprovechó su contenido para redactar un segundo guión con el que poder rodar un díptico. Así podríamos apreciar la batalla desde el punto de vista de los vencidos en 'Letters from Iwo Jima' y del bando triunfador en ésta que ahora nos ocupa, 'Flags of our Fathers'.

Basada en la novela homónima de James Bradley y Ron Powers, la película nos narra la historia de tres soldados estadounidenses: el médico John Bradley y los soldados Ira Hayes, un indio, y Rene Gagnon. Los tres estuvieron en Iwo Jima y ayudaron a izar la bandera de la famosa fotografía que llenó de esperanza a toda una nación. Tras publicarse en todos los periódicos, el ejército los requiere para hacer promoción de las fuerzas armadas con el fin de que la gente compre bonos de guerra, ya que la situación económica del gobierno no era precisamente holgada. Todo esto es narrado en forma de flashback, ya que la historia comienza con James Bradley indagando sobre el pasado de su padre cuando la salud de éste sufre un importante revés.


El gobierno y la cúpula militar emplearán a los héroes de la bandera para hacer propagandaComo podemos comprobar en la sinopsis, la película no se sustenta en un componente bélico, ni antibélico, sino en una reflexión sobre esa campaña publicitaria. La batalla de Iwo Jima y sus preparativos sirven para introducir a los personajes y profundizar en sus relaciones y perfiles, además de para comprender mejor su reacción ante su posterior utilización por parte de la cúpula militar. La guerra es reflejada como lo que todos sabemos que es, un infierno, pero sin hacer hincapié en ello, mientras que el ejército se nos muestra como un grupo muy hermanado en el que todos se preocupan por todos y no hay especiales roces ni problemas de convivencia. Una mirada muy amable hacia la institución en sí. Una vez que la foto se hace popular y los tres soldados son requeridos, sus más altos cargos ya empiezan a ser puestos en entredicho por la manipulación que realizan gracias a los héroes de la bandera. Además, el mismo concepto de heroismo es motivo para una amplia reflexión a lo largo de todo el film, principalmente a través de las diversas posiciones que toman los tres protagonistas respecto a la campaña publicitaria. Dichas actitudes se basan en sus diferentes experiencias en el campo de batalla, que van desde haber estado en el mismísimo infierno, en el caso de Ira, hasta haber pasado de puntillas por el fragor de la batalla, como Rene. Sólo aquellos que han experimentado el verdadero horror de la guerra comprenden que un héroe no es precisamente aquel que ha matado a decenas de japoneses o ha visto morir a todos sus compañeros, y por ello les será difícil soportar el tener que comportarse como símbolos de la supremacía estadounidense. La figura del héroe es diferente para cada persona, pero aquí se pone en duda la mera validez de la existencia de dicha figura. Si Ron Howard mostraba la necesidad de tener un héroe en tiempos difíciles como algo natural y positivo (la escena de la iglesia en 'Cinderella Man'), aquí Eastwood nos lo plantea como un problema o incluso un defecto que, si bien suele ser innato al ser humano, puede ser empleado en nuestra contra para manipularnos. La propia bandera, como otro símbolo que cala muy hondo en la gente, es desmitificada, ya que la fotografiada fue la de reemplazo, por lo que su naturaleza y la de la propia imagen son falsas. El plano final, con un grupo de soldados bañándose de modo distendido debajo de la bandera, es muy representativo de este hecho.

John servirá de apoyo para Ira en sus momentos más difícilesEastwood ya ha demostrado que es un excelente narrador en otras ocasiones (cualquiera de sus films vale de ejemplo), y ésta no es la excepción. La historia está muy bien articulada en torno al personaje de Bradley, lo cual no es especialmente fácil ya que acaba siendo un personaje muy pobre debido a la apatía de la que hace gala; de hecho, el atormentado Ira le roba cada plano que comparten. Los segmentos actuales, a partir de los cuales pasa al flashback que constituye la mayoría de la película, pecan de lo mismo que los de 'The Bridges of Madison County', de poco sutiles. Resultan una parte a olvidar por lo sensiblero de los diálogos de James con su padre, y las entrevistas son bastante anodinas y sólo aportan obviedades. Resulta una pena que Eastwood no los convirtiese en un buen complemento para la historia, como sí hizo Bob Fosse en 'Lenny', por ejemplo. La articulación del flashback central en forma de diversos flashbacks y elipsis resulta bastante acertada para mantener el ritmo, pero dificulta mucho su ordenación cronológica. La banda sonora vuelve a correr a cargo del propio Eastwood, que realiza su habitual trabajo como compositor, muy bien calificado por Ennio Morricone hace unos años: “música inútil”. Sólo el tema central, una nana que evoca la inocencia perdida de los soldados, aporta algo a la película. Tom Stern repite como director de fotografía para Clint, realizando un trabajo que destaca por la desaturación de la imagen en sus segmentos de los años 40, dejándola muy cercana, no ya del blanco y negro, sino del propio color sepia, lo que la hace parecer material documental de la época, facilitando que el espectador la encuentre realista.

Intérpretes poco conocidos fueron los escogidos para el reparto. Entre ellos podemos destacar a Ryan Philippe, Barry Pepper, Jesse Bradford, Jamie Bell, Joseph Cross, Melannie Lynskey y Adam Beach, uno de los mayores aciertos de la película al escoger a un actor de origen indio para interpretar a Ira, y no como realizó Delbert Mann en 'The Outsider', dirigiendo a Tony Curtis en dicho papel.

Los héroes y los símbolos son algo muy subjetivo. Ése es el mensaje central que este film nos quiere hacer llegar, y lo logra muy convincentemente gracias a esta historia de manipulación y demagogia, aunque los segmentos actuales le resten algo de fuerza al conjunto. No nos encontramos ante un film precisamente bélico, sino ante un drama de denuncia que tiene la guerra como trasfondo y no como motivo, una guerra que, si bien fue necesaria por inevitable, produjo, como todas, numerosas injusticias y actos vergonzosos, muchos fuera del campo de batalla. Y Eastwood ha sabido representar esto con gran realismo.


Esta imagen cambiará sus vidas para siempre

4 comentarios:

Liliana dijo...

Felicitaciones por este nuevo espacio dedicado al cine. Se te saluda en nombre de Aula Crítica y del mío propio.
Tu reseña de "Banderas de nuestros padres" es muy medida.
Aunque Eastwood no sea de mis directores preferidos, creo que hay una feroz crítica en este film al gobierno de los Estados Unidos, y eso me complace bastante. Habrá que ver qué piensas de "Cartas de Iwo Jima", su complemento.
Me tendrás por aquí para volver a leer tus próximos textos.
Un abrazo desde Buenos Aires.

Ignacio dijo...

Muy buena Jorge. Me alegra que hayas reabierto un blog propio. Ya tienes un lector fiel por aquí.

Un saludo.

Jorge López Fernández dijo...

Muchas gracias, Liliana e Ignacio. Espero que no quedéis decepcionados con las críticas y demás que vaya publicando.
Un abrazo a ambos.

Sergio dijo...

Buena crítica, kubrick-jorge ;), muy completa, aunque yo no soy tan positivo respecto al resultado.

Tiene muy buenos momentos, pero el guión hace aguas, sobretodo por el uso desacertadísimo de los flashbacks y un dibujo de personajes bastante pobres, al que no ayudan nada los actores..Se nota la mano de Haggis (ese Texas Ranger!), menos mal que está Eastwood para salvar los muebles..y de esta aprendió para Cartas desde Iwo Jima firmando una obra maestra.

Saludos y suerte con esta aventura blogoriana :D De aqui a las revistas más importantes ;)