19 may. 2009

Bud Spencer haciendo lo que mejor sabe

Espero que me permitais un post que no es estrictamente cinematográfico, pero casi, y es por ello por lo que lo incluyo.

Estos días están emitiendo en televisión un anuncio que realmente me hace mucha gracia, que es un claro homenaje a las antiguas películas que hacía el gran (por su tamaño, claro) Bud Spencer, cuyo nombre real es Carlo Pedersoli. Lo de menos es lo que promocionan, ya que lo bueno es ver a este orondo actor en plena acción, aunque al pobre se le ve ya mayor... El anuncio es el siguiente:



Asi eran sus películas, junto a su compañero en tantas películas Terence Hill. Le llamaban Trinidad, Y si no... nos enfadamos, Dos superpolicías, Par impar, Quien tiene un amigo... tiene un tesoro, etc. Esas son algunas de las películas que coprotagonizaron, y todas eran iguales: mamporrazo limpio, que era lo que gustaba ver.

Algunas imágenes y pósters de sus películas:


Estoy entre hipopótamos


Le llamaban Trinidad


Dos super dos


Banana Joe



Hace pocas semanas los chicos de Muchachada Nui le hicieron también un homenaje, a su manera, en una de sus secciones. Si quieres puedes verlo aquí (yo creo que a estos chicos el hombre les cae bien. No sería de extrañar, con tantos buenos ratos que nos hizo pasar a tantos con aquellas películas... ¡menudos golpetazos metía!).



Con esta entrada, por mi parte, me gustaría unirme a estos homenajes a Bud Spencer.

1 comentario:

Jorge López Fernández dijo...

Cómo me moló el anuncio cuando lo vi XDDDDDD. Acostumbrado a anuncios estúpidos, siempre se agradece uno simpático y original. Y esa autoparodia es muy buena por parte de Bud XDDD.

El vídeo de Muchachada también es gracioso, y es cierto que parece que les cae bien, lo cual es normal. Sus películas no me gustan especialmente, son del tipo que sólo vería si no tengo nada que me apetezca hacer, pero los dos protagonistas siempre me cayeron muy simpáticos. Sus películas son intrascendentes, y (por lo que vi) todas iguales, pero al menos son inofensivas y no insultan al espectador, algo que no se puede decir de la mayoría del cine comercial de hoy en día. Se les echa de menos, la verdad...