21 feb. 2009

Recordemos a... Richard Farnsworth





Richard Farnsworth nació el 1 de septiembre de 1920 en Los Angeles, California, en una familia modesta. Su madre era ama de casa y su padre ingeniero, trabajo con el cual tuvo que sacar adelante a su hijo y sus otras dos hijas durante la Gran Depresión. Su muerte en 1927 hizo que Richard, sus dos hermanas y su madre fuesen a vivir con su tía. Los problemas económicos que vivían día sí y día también hicieron que abandonara los estudios en el instituto para encargarse de un establo de un campo de polo por 6 dólares a la semana. Con 17 años le ofrecieron ganar 7 dólares al día con una comida incluida trabajando de doble en The Adventures of Marco Polo, con Gary Cooper, y así el actor comenzó su andadura en el mundo del cine. Compaginándolo con su trabajo en los rodeos, se especializó como doble en papeles de jinete en películas como A Day at the Races de los hermanos Marx o Gunga Din. En los años 40 y 50 siguió con este trabajo en películas como Gone with the Wind, Red River, The Wild One, The Ten Commandments o Spartacus. En ésta pasó once meses de rodaje durante los cuales insistió en que nunca tuvo apariencia de gladiador, pero conducía un carro, algo que, como ser simplemente jinete, le encantaba. Un año después, en el 61, fue uno de los fundadores de la Stuntmen's Association (Asociación de dobles), y a lo largo de esta década fue consiguiendo papeles de más entidad.


Una de las fotos más antiguas de las que se dispone del actor.En 1963 logró su primera aparición en los créditos de una película con Jolly Genie. Tras ésta siguieron un buen número de papeles de hombre del Oeste americano, personajes que le sentaban como un guante al actor. Poco a poco sus trabajos fueron de más entidad e importancia, como en The Cowboys, The Life and Times of Judge Rory Bean, la francesa Un autre homme, une autre chance o la serie “Roots”. En el año 77 decidiría dejar de trabajar como doble para concentrarse en su carrera como actor. Su nombre comenzaría a hacerse importante tras el éxito de su trabajo en Comes a Horseman, de Alan J. Pakula, en 1978. En ella compartía cartel con Jane Fonda, Jason Robards y James Caan, y le reportó diversos premios como actor secundario, entre ellos los de la National Board of Review y la National Society of Film Critics. En los premios de la academia compitió con Jack Warden, John Hurt, Bruce Dern y Christopher Walken, perdiendo frente a este último por su trabajo en The Deer Hunter, pero su nominación sirvió para lanzar definitivamente la carrera de este actor de 58 años por aquel entonces.

Su rostro y expresión amigables e incluso infantiles lo convirtieron en un actor habitual en papeles secundarios de amigo o asesor, además de los ya comentados hombres del Oeste. A principios de los 80 trabajó con Steve McQueen y Linda Evans en Tom Horn, y con Ellen Burstyn y Sam Shepard en Resurrection, además de nuevos trabajos para televisión como The Texas Rangers o “Disneyland”. Finalmente lograría en 1982 el éxito en un papel protagonista con la película canadiense The Grey Fox, de Phillip Borsos. En ella interpretó a Bill Miner, un asaltados de diligencias que al salir de la cárcel tras 33 años se propone llevar una vida normal en Washington junto a su hermana, pero los cambios que han ocurrido en ese tiempo le hacen imposible volver a integrarse en la sociedad, así que decide volver a Canadá a hacer lo único que sabe, simplemente cambiando diligencias por trenes. La película supuso un gran éxito, ganando siete premios de la academia de cine canadiense, incluyendo uno al mejor actor extranjero para Farnsworth.


Cartel de 'The Grey Fox', su mayor éxito.


Farnsworth recogiendo el premio de la academia canadiense.A pesar del éxito cosechado por su trabajo en Canadá, en su país natal siguió relegado a papeles secundarios. Trabajó con Kathleen Quinlan y Dianne Wiest en Independence Day, y fue llamado por Barry Levinson para The Natural, antes de pegar el mayor resbalón de su carrera en el año 1984 interpretando al padre de Dolly Parton en Rhinestone, protagonizada por Sylvester Stallone. Las horrendas críticas recibidas por la película, tanto de la prensa especializada como del público, pronto la convirtieron en uno de los primeros triunfos en los Razzies de Stallone. Un año después Farnsworth consiguió otro papel protagonista en el western de ciencia ficción Space Rage, en la cual debía ayudar a Michael Paré a huir de la cárcel. De nuevo no tuvo apoyo de crítica o público. Estos dos fracasos seguidos lo volvieron a relegar a papeles totalmente secundarios. Trabajó a las órdenes de John Landis en Into the Night en 1985, junto a los entonces emergentes Michelle Pfeiffer y Jeff Goldblum, y con Sylvester, en la cual un joven entrenaba un caballo para convertirse en campeón olímpico de hípica, volvió a trabajar en el campo que más le apasionaba. Canadá le reportó otro importante éxito con la producción televisiva Anne of the Green Gables, donde interpretaba al padre adoptivo de Ana, que le dio nueva popularidad y un premio Gemini. Poco después fallecía su esposa Margaret Hill, con la cual llevaba casado 36 años y había tenido dos hijos, Diamond y Missy. Su ritmo de trabajo comenzó a bajar desde entonces. Trabajos en la televisión como “Highway to Heaven” o Desperado: the Outlaw Wars, en la cual interpretó por enésima vez a un sheriff, se alternaron con escasos papeles en el cine, como la producción familiar Good Old Boy: a Delta Boyhood. Jack Nicholson lo llamó en 1990 para interpretar al sospechoso prospector Earl Rawley en su continuación de Chinatown, The Two Jakes. Ese año también encarnó al desconfiado sheriff Buster en Misery, la película de Rob Reiner basada en la obra homónima de Stephen King, donde compartía cartel con Kathy Bates y de nuevo con James Caan, y se puso en la piel de un profesor en Havana, de Sydney Pollack. Desde entonces sus escasas actuaciones comenzarían a verse sustituidas por homenajes y reconocimientos. En el año 92 recibió su estrella en el paseo de la fama de Hollywood, y en el 97 fue incluido en el salón de la fama de intérpretes de western de Oklahoma. Su trabajo en Lassie, junto a Frederic Forrest y Michelle Williams, fue lo más destacado que hizo hasta finales de los 90, mientras lidiaba con el cáncer de próstata que le habían diagnosticado a principios de la década.

El actor en 'Misery', uno de sus últimos trabajos.En 1999 David Lynch se puso en contacto con él para que interpretase al anciano Alvin Straight en The Straight Story. En director le pidió que participase, según sus propias palabras, “en la sencilla pero emotiva” película. Farnsworth no sabía de qué director le hablaban cuando se lo comentaron, así que su agente, sabiendo que el actor odiaba la violencia y las pelis oscuras, se lo referenció únicamente como el realizador de The Elephant Man. Por suerte, al veterano intérprete le había gustado esta película, así que decidió aceptar el papel. De este modo Farnsworth, con 79 años, consiguió su papel más celebrado, en el cual interpreta a un anciano que decide realizar un viaje con una cortadora de césped para visitar a su hermano enfermo. Sissy Spacek y Harry Dean Stanton rodaron a su lado sin saber la grave enfermedad que se le acababa de diagnosticar al actor, un cáncer óseo terminal. Aunque lo ocultó todo lo que pudo durante el rodaje, sus achaques y dolores comenzaron a hacerse evidentes y cada vez más intensos. Pese a ello, logró terminar la película, y se estrenó mundialmente en el festival de Cannes. Su éxito fue instantáneo, con un tono muy alejado del habitual en este director. La interpretación de Farnsworth fue lo más celebrado del film, y pronto comenzó a volver a cosechar premios. El círculo de críticos de Nueva York le otorgó el premio al mejor actor, igual que los Independent Spirit, y su segunda candidatura al Oscar le proporcionó un récord al convertirse en el actor de mayor edad candidato en la categoría principal. Kevin Spacey se llevó la estatuilla por American Beauty, pero Farnsworth logró una popularidad y un prestigio de los que nunca había gozado. Poco después tuvo una entrevista con Roger Ebert, el cual le había preguntado de qué se encontraba más orgulloso en toda su carrera, y él respondió que de no haber dicho un solo taco en más de 60 actuaciones que había realizado. A pesar de su excelente etapa profesional, con proyectos futuros como la hoy aún inconclusa Gompy, el cáncer destrozaba cada vez más su vida. Unos meses después, mientras Jewly Van Valin, su prometida desde hacía unos pocos años, no se encontraba en casa, el actor se suicidó de un disparo de escopeta.

Richard Farnsworth, el eterno vaquero amigable de profundos ojos azules, murió por suicidio en su rancho en Lincoln, Nuevo Mexico, el 6 de octubre de 2000, y fue enterrado en el cementerio de Hollywood Hills, en Los Angeles, junto a su esposa Margaret. Tenía 80 años.





Richard Farnsworth será siempre recordado por su magistral trabajo como Alvin Straight.


Fuentes: Wikipedia, IMDB, TickledOrange, Yahoo Movies.

4 comentarios:

Jon R. R. dijo...

Gracias por hacernos recordar tanto aquella maravillosa película, "Una historia verdadera (The straight story)" como a su protagonista Richard Farnsworth (uf, es complicado escribirlo...).

Está llena de momentos especiales que al ver el trailer acuden a la memoria siendo casi imposible que, si se ha visto la peli, no se pongan los pelos de punta.

El hecho de que esté dirigido con tanta sensibilidad por David Lynch también hace de su actuación algo especial, irrepetible, y nunca mejor dicho debido a su posterior muerte. Por cierto que desconocía que se hubiera suicidado. Una pena, supongo que su enfermedad le estaría provocando demasiados problemas.

Se dice Richard Farnsworth y probablemente no se sepa de quién se habla pero se dice "Una historia verdadera" y lo primero que acude a la mente es la imagen del actor sobre su cortadora de césped.

¡Saludos!

PD: Hubo una película titulada "Abilene" con Ernest Borgnine y Kim Hunter, del mismo año y con la misma temática o por lo menos similar... Era un dramita decente, con aire de telefilm que se dejaba ver. La proyectaron aquel año en el Zinemaldi donostiarra y por eso pude verla, creo que fue la "película sorpresa" cuando aún había eso.

Kusanagi dijo...

Tiene algo que ver con el profesor Hubert Farnsworth.

Recuerdo "Una historia verdadera", como la primera pelicula que vi en el plus, y que desentonaba con las habituales películas que veia en aquella época (Acción, aventuras, comedias simplonas [Vease Scary movie])

Jorge López Fernández dijo...

Sí, su actuación es memorable. Sincera, íntima y directa, sin buscar premios ni escenas para lucirse ante la cámara, y la película es también ejemplar. Por lo general no me gustan las películas que defienden la unidad familiar o los reencuentros, pero su naturalidad y sencillez la convierten en la excepción a la regla.

La historia de Farnsworth me pareció un poco triste en el sentido de que la gente (la que lo conoce, que no es demasiada) lo recuerdan únicamente como Alvin Straight, y realmente hizo otros trabajos que merecen ser recordados, como esas colaboraciones con Pakula o Pollack o sus trabajos en Canadá. Tampoco es algo alegre que el que se presentaba como su mejor momento profesional le llegara con 80 años y dos cánceres encima. Según parece el óseo, como ya comenté, le estaba destrozando por completo y apenas se podía levantar de las sillas; el tratamiento poco le aliviaba el dolor. Creo que más que un suicidio se podría considerar una eutanasia por la salud que tenía en aquel momento.

Esa obra que comentas, Abilene, no me suena. He tenido que ir a IMDB a mirar información sobre ella. Como dices, tiene aire de telefilm, sobre todo teniendo a los devaluados Borgnine y Hunter. Tremendo lo que hace Hollywood con la mayoría de sus estrellas veteranas, en especial si son poco agraciados como Ernest.

Y Kusanagi, dudo mucho que sea pariente cercano del profesor Farnsworth, a no ser que decidiese viajar en el tiempo y tener hijos con otros parientes XDDD.

Saludos.

serendipias dijo...

Le he enlazado en mi blog, me ha parecido una muy buena reseña y que compelementa mi entrada.

Le dejo el enlace del blog por si quiere echarle un vistazo. Muchas gracias y un saludo!

http://serendipias.wordpress.com/